10/01/2019: DECLARACIÓN PÚBLICA

10/01/2019: DECLARACIÓN PÚBLICA

En relación a las ofensivas declaraciones del Senador Guido Girardi en conjunto con representantes de la Sociedad Chilena de Oftalmología y del Colegio Médico, señalamos:

Hace 9 años el Congreso Nacional aprobó la Ley de Optometría, iniciativa cuyo fin era impulsar el desarrollo de la Optometría, ejercida por un especialista no médico con formación de 5 años de estudios, encargado del cuidado y protección de la salud visual de las personas, profesión que cuenta con más de 100 años de trayectoria y el reconocimiento a nivel mundial por la OMS. Entre sus competencias está el poder realizar exámenes visuales y oculares, resolviendo las alteraciones visuales y derivando al oftalmólogo cuando al realizar el examen, detecte una enfermedad ocular.

Hoy la Optometría es practicada en todos los continentes e impartida por prestigiosas universidades. De hecho, todas las naciones pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), cuentan con Optometría en sus respectivos servicios de salud.

Hoy en Chile, la función que cumplen los Optómetras en el mundo, es ejercida por Tecnólogos Médicos con mención en Oftalmología y Optómetras extranjeros que provienen de países que cuentan con tratados bilaterales con Chile, sobre reconocimiento mutuo de profesiones como el establecido en la Ley 3.870 con Colombia.

Es evidente que Chile tiene un grave déficit de atenciones de salud visual, siendo la causa principal la carencia de especialistas. De acuerdo a las cifras oficiales de la Sociedad Chilena de Oftalmología, existen unos 800 oftalmólogos en Chile, lo que equivale a uno cada 21.000 habitantes, cifra muy por debajo de los índices que presentan países desarrollados, en donde hay entre 5 y 9 veces más profesionales de la salud visual con capacidad de resolución. En este contexto, nuestros profesionales son, sin duda, el punto de contacto primario entre los pacientes y las soluciones para sus problemas visuales.

Como Colegio Profesional, es nuestra labor establecer el marco ético de funcionamiento y fomentamos el desarrollo y permanente capacitación de los profesionales adheridos a nuestro Colegio, en beneficio de los pacientes que año a año carecen de una atención oportuna.

Sin embargo, hoy vemos cómo nuestros profesionales son cuestionados y perjudicados con aseveraciones inexactas e injustas al ejercer su labor profesional en las consultas disponibles en las ópticas a lo largo del país, viéndose expuestos a severas presiones de parte de la sociedad chilena de oftalmología que han logrado presentar en el Congreso iniciativas tendientes a coartar y restringir el adecuado y libre ejercicio de la profesión.

En este contexto es que denunciamos públicamente las acciones que buscan preservar el monopolio que han constituido los oftalmólogos por décadas y que con tanta fuerza intentan defender a costa del perjuicio de miles de chilenos que requieren con urgencia un examen visual.

Deben ser las personas el objetivo primordial de nuestro trabajo y nuestra propuesta es que todas las profesiones del área de la salud trabajemos en conjunto para dar solución de manera permanente conjuntamente con la autoridad los graves problemas de salud visual de la población.