Hugo Vásquez, Óptico Independiente: “La Capacitación es la Clave”

Hugo Vásquez, Óptico Independiente: “La Capacitación es la Clave”

Óptico profesional y por tradición familiar, emprendedor, empresario, estudioso. Actor profesional, hombre de tablas y pantallas. Hugo Vásquez es un hombre que desborda carisma y simpatía. Gerente de Óptica Los Alpes, quizás una de las más importantes ópticas independientes del país. Revista Ver+ conversó con este referente de la óptica en Chile acerca de la realidad de los ópticos independientes, los desafíos y oportunidades que trae el 2018 para la actividad.

 

En un año de cambios en la industria, fusiones de proveedores. ¿Cuál es tu mirada como óptico independiente frente a los escenarios que planteó el 2017?

Yo creo que en general los cambios son grandes oportunidades. A lo largo de mi vida como óptico he tenido cuatro crisis importantes en que hemos estado a punto de cerrar y que hemos sorteado dando una vuelta de timón importante. Eso tiene que ver con buscar nuevos nichos y oportunidades de negocio. En tal sentido los que mejor pueden hacerlo son las ópticas chicas, sobretodo si el dueño está “dirigiendo el buque”, involucrado con su óptica. Yo dedico entre un 50 y 70% de mi tiempo a estar en el local, a ver que pasa, qué productos rotan y entender el porqué. Pero paralelamente siempre estoy buscando oportunidades y eso es lo que nos ha permitido no solo “mantener el buque a flote” sino que a sortear las crisis y fortalecer el negocio a largo plazo.

¿Como evalúas el 2017 para tu Óptica?

Cada año mirado en perspectiva, uno dice: “Fue un año dificil” y efectivamente lo fue, pero terminó bien. A mediados de año empezamos a ponerle ojo a las metas, a los objetivos, a la capacitación del equipo, a tener reuniones de grupo y buscar soluciones conjuntas a las adversidades. Y finalmente haciendo un balance fue un año casi un 10% superior al anterior, lo que en periodo de crisis es bastante bueno.

¿Cuales dirías tu que son los puntales de esos resultados positivos?

Yo te diría que, por una parte, fue gerenciar. Estoy aprendiendo a despegarme un poco del mesón, aunque yo creo que nunca voy a despegarme totalmente. Pero es importante hacerlo, para poder analizar el negocio desde arriba, para descubrir aquello que puede y debe ser mejorado, conversarlo con el equipo e implementar los cambios necesarios. Cuando uno está demasiado metido se marea con el día a día, con lo urgente, que no necesariamente es lo importante. Y por otro lado, te diría que un factor importantísimo fue la capacitación. Si hay algo con que los chicos podemos competir contra los grandes es con la dedicación y personalización en la atención. Trabajar caso a caso, brindando una asesoría técnica que el paciente no encuentra en los autoservicios, es un negocio completamente distinto. Si te olvidas de eso, te mareas y crees que vas a poder competir con los grandes por precio, que es un camino seguro al fracaso.

¿Cómo evalúas la tendencia a asociar las ópticas a consultas de tecnólogos médicos que refraccionan y prescriben corrección visual?

En esto voy a dar una opinión muy personal. Creo que dada la mentalidad chilena es un flaco favor, la persona que pasa por una consulta en una óptica, una atención de 5 o 7 minutos, que es básica y totalmente refractiva. Que no considera la evaluación de presión ocular, evaluación de fondo de ojo, o por lo menos de cámara anterior. Consultas que no están hechas para derivar al oftalmólogo porque ni siquiera cuentan con el instrumental adecuado. Es un flaco favor para el paciente. En este momento a una persona que requiere una receta médica yo prefiero invertir 2 o 3 minutos y convencerla de ir a una consulta médica y que se le realice un examen como debe hacerse, con la parte fisiológica y la parte oftálmica. Para mi es lo mejor. Y comercialmente tampoco es algo que me atrae mucho. Yo tengo mi local en Providencia, donde el metro cuadrado es carísimo y dedicar una parte de mi metraje para realizar una consulta no me cierra.

¿Que puedes comentar acerca de los proveedores de la industria durante este año? Lo destacable y lo que falta mejorar para el 2018.

No voy a hablar en específico de ninguna marca pero debo reconocer que los proveedores con que nosotros trabajamos se han preocupado mucho de meter tecnología a los procesos especialmente para pedir cristales y para despachar los cristales. También debo mencionar la capacitación, nos han ayudado mucho a capacitar a nuestra gente. Es una herramienta muy colaborativa ya que al entender mejor acerca de los productos podemos brindar una asesoría más técnica al paciente. No nos interesa vender el lente básico, ese que hoy el paciente puede encontrar en una farmacia o incluso en la calle. Me interesa vender productos cada vez más técnicos y mejores, lo cual no significa discriminar sino entregar un abanico de posibilidades para que la persona pueda tomar una buena decisión. Mientras más técnico más diferenciado eres y eso es clave.

Lo que falta por mejorar es la logística, el sistema de despacho. Aunque tengas un 1% de problemas con el laboratorio, el problema que te genera con el paciente es muy grave, afecta al punto de venta, más que al laboratorio. Un problema de atraso es un problema de comunicación, los avisos funcionan muy mal cuando un lente no queda bien, cuando se debe repetir un trabajo, cuando un trabajo no llega de importación, la post-venta es un gran punto débil. Hoy en día dependemos del ejecutivo que nos atiende y eso debiese ser una política de empresa.

¿Cuántos años tienes como óptico colegiado?

Desde los 21 años y hoy tengo 50, osea 29 años…

Se te ve siempre involucrado en el quehacer gremial.

La verdad es que cuando más joven participaba más, hoy tengo muy poco tiempo, pero cada vez que puedo participo en lo que el Colegio necesita.

¿Cómo evalúas las acciones del Colegio de Ópticos?

Yo creo que la gran fortaleza está en la capacitación, la camaradería, las relaciones que se establecen entre colegas, la comunicación y difusión de los temas que como ópticos nos interesan. Creo que el ser miembros activos también nos permite ayudarnos, hay mucha experiencia que compartir antes de competir. Creo que ha sido muy bueno incorporar a los tecnólogos, a los optómetras y a los contactólogos porque hacer un grupo más grande y más solido es mejor. Se ha hecho una buena labor.