Terapias eficaces, protección eficaz: Alergias oculares y tratamientos

Terapias eficaces, protección eficaz: Alergias oculares y tratamientos

Ya llega el verano y, con él, la vida al aire libre. Unos pocos días de sol primaveral y la mayoría de nosotros ya quiere que lleguen los días de descanso estival. Muchas personas, sin embargo, tienen otras cosas en mente: las temidas alergias que hacen que los ojos se enrojezcan, piquen, lloren e incluso lleguen a hincharse.

Para los usuarios de anteojos y lentes de contacto, este problema es aun peor. El culpable es el polen. Muchos de nuestros órganos pueden verse afectados por reacciones alérgicas, pero sin duda los ojos son los que más las sufren. Analizaremos las causas y el tratamiento de las alergias oculares, así como los remedios disponibles para aliviar sus síntomas más agudos.

¿Qué realmente ocurre durante una reacción alérgica?

Si nuestros cuerpos entran en contacto con sustancias ajenas o que pudieran representar un peligro potencial para ellos, se pone en marcha lo que se denomina “mecanismo de defensa”. Una de las principales categorías de sustancias que desencadenan los mecanismos de defensa son los alergenos. Se trata principalmente de minúsculas proteínas que, por lo general, no constituyen una verdadera amenaza para el organismo.

Sin embargo, las personas alérgicas desarrollan anticuerpos especiales que provocan la liberación de varias hormonas en la piel y las membranas mucosas. La más importante de esas hormonas con respecto a los síntomas alérgicos es la histamina: responsable de una gran cantidad de las reacciones alérgicas del cuerpo, tales como el picor, dificultad respiratoria o de la dilatación excesiva de los vasos sanguíneos.

El sistema inmunológico se activa a partir de la primera vez vez que el cuerpo interactúa con el alergeno. El proceso se repite cada vez que se produce un nuevo contacto. Es decir: una vez que el cuerpo reacciona de forma alérgica a una sustancia, nunca lo olvida. El contacto con la sustancia alergénica provoca rápidamente una reacción alérgica, normalmente en cuestión de minutos, aunque en ocasiones puede llegar a tardar una hora.

Las reacciones alérgicas en los ojos son particularmente severas, la conjuntiva y la membrana mucosa reaccionan de manera inmediata a los alergenos, los vasos sanguíneos se dilatan y segregan fluidos. Se manifiesta en forma de lágrimas, secreción nasal, inflamación o enrojecimiento. Las lágrimas eliminan de modo gradual los alérgenos de los ojos, aliviando así lentamente los síntomas.

Durante la temporada de alergias, los anteojos ofrecen protección adicional a los ojos, ya se trate de gafas de sol o de anteojos graduados normales. Los modelos de armazones curvos con laterales anchos son ideales para las personas que padecen alergias. Protegen los ojos sensibles de la luz brillante, las corrientes de aire y en cierta medida también del polen que flota en el aire.

¿Qué que desencadena una alergia ocular?

En función de la estación del año, el polen suele ser el causante de la mayoría de los problemas. No obstante existen muchos otros factores que pueden irritar la conjuntiva del ojo: pelos de animales, ácaros en el polvo,  esporas de hongos, venenos de insectos o la intolerancia a cierto tipos de alimentos como el glúten. Es fundamental que la persona alérgica investigue qué exactamente es lo que causa su alergia. Para este fin existen varias pruebas que pueden realizar dermatólogos o especialistas en alergias. Una de ellas es la prueba de punción, usada principalmente para detectar alergia al polen: se aplican pequeñas gotas que contienen varios tipos de polen y luego se puncionan en la piel. No hay de qué preocuparse, no deja marca. Al cabo de 20 minutos aproximadamente, el médico puede deducir por la reacción de la piel si se padece alguna alergia y, si es así, a qué, y luego preparar el tratamiento adecuado. La prueba del parche se utiliza principalmente para detectar alergias de contacto. Para ello se adhieren varios parches en la espalda del paciente. Los parches contienen las sustancias que se cree que pueden ser las causantes de la alergia y se dejan puestos de 24 a 48 horas e indican al médico a qué sustancias es alérgica la piel.

¿Las alergias oculares tienen tratamiento?

Sí, ya sea mediante un tratamiento a largo plazo (desensibilización), que consiste en la utilización de estabilizadores de mastocitos, o con medicamentos conocidos como bloqueadores H1. De conocerse la causa de la alergia ocular, una inmunoterapia específica, también conocida como hiposensibilización o desensibilización, sirve de ayuda en el 70 % de los casos. En este método, la sustancia alergenica se administra reiteradamente de forma muy diluida durante un periodo que puede prolongarse de seis meses a tres años. De este modo, el cuerpo “acepta” gradualmente el alérgeno sin mostrar reacciones de defensa. Si el paciente no responde a este tipo de tratamiento, una alternativa eficaz puede ser una medicación antialérgica especial en forma de gotas para los ojos o aerosol nasal. El medicamento estabiliza los mastocitos de tal forma que las histaminas que contienen no llegan a liberarse. Así pues, no se produce ninguna reacción alérgica, o esta se manifiesta en un grado mínimo. La medicación debe tomarse de manera periódica y en el momento adecuado. No obstante, solo tiene función profiláctica y no alivia los síntomas agudos. Se toma durante dos o tres semanas antes de que comience la temporada de polen. Este tipo de medicamento suele estar disponible sin receta. Si los síntomas son agudos o severos, p. ej., picor severo, el medicamento elegido suelen ser los bloqueadores H1 altamente selectivos. Estos modifican la permeabilidad de los vasos sanguíneos en la conjuntiva a sustancias antiinflamatorias, bloquean los receptores de histamina y, de este modo, previenen la reacción inflamatoria de la histamina. Los colirios que contienen esta sustancia solo están disponibles con receta.

¿Qué les ayuda a los usuarios de lentes de contacto?

Los usuarios de lentes de contacto blandos están particularmente en desventaja si padecen alergia al polen. Aun cuando los colirios antialérgicos son excelentes remedios para aliviar los síntomas, no suelen ser muy bien tolerados por los lentes de contacto blandos porque tienen unos poros más grandes que los de los lentes de contacto duros. Las gotas se depositan en esos poros y disuelven parte del material de los lentes de contacto, lo que produce una irritación mayor de la conjuntiva y la córnea. Una buena alternativa para los usuarios de lentes de contacto blandos que padecen alergia al polen son las gafas de sol con armazón curvo, o bien optar por lentes de contacto desechables diarios. Como estos lentes siempre se extraen directamente del paquete, se previene cualquier deposición de polen.

Consejos prácticos para el uso diario

Los siguientes consejos le ayudarán a minimizar su exposición al polen:

* Un consejo sencillo y efectivo: limpie sus anteojos con regularidad.

* Cuelgue varias toallas húmedas en su casa para atrapar parte del polen que flota en el aire.

* Mantenga las ventanas cerradas y ventile la habitación a ciertas horas únicamente. En zonas rurales, las horas con menor presencia de polen en el aire son entre las 19 horas y media noche, y entre las 6 y las 8 de la mañana en zonas urbanizadas.

* Aspire las alfombras en periódicamente o sustitúyalas por piso laminado, cerámico o parquet.

* Lávese la cara y aclárese los ojos varias veces al día, lávese el cabello antes de ir a la cama y duerma con la ventana cerrada.

* No se desvista en el dormitorio, sino preferentemente en el  baño, donde la humedad producida por las duchas, etc. previene que el polen de la ropa se disperse por la habitación.

* Cuando conduzca, mantenga las ventanas cerradas e instale un filtro en el sistema de ventilación.